Vistas a la página

sábado, 22 de febrero de 2014

Las necesidades educativas especiales

Las necesidades educativas especiales


Tanto profesores, comunidad educativa y familia deben comprender que todos somos diferentes, la sala de clases promueve la diversidad y no se puede pretender que todos aprendan lo mismo, en el mismo momento y de la misma manera, hay que valorar las diversas estrategias y formas de trabajo.

Esto quiere decir que cualquier persona en diferentes edades y momentos de su educación, 
puede necesitar que lo apoyen para tener éxito escolar. Estas NEE pueden ser por un tiempo 
determinado (transitorias) o durante todo el tiempo de permanencia en el sistema escolar 
(permanentes).

Si vamos a una escuela común, nos encontraremos con diferentes niños, niñas y adolescentes que 
pueden tener o no dificultades para aprender, pero ¿Quién puede decir que nunca tuvo 
dificultades en el colegio?, ¿todos aprendimos con facilidad a leer, escribir, sumar, restar, 
etcétera?, ¿aprendimos inglés, física, química o computación de manera natural y 
espontánea o tuvimos que recurrir a alguien que nos ayudara con aquello que nos costaba 
aprender?, tal vez nuestra memoria sea frágil, pero lo importante es reconocer que cada uno de 
nosotros tuvo ciertas limitaciones en el aprendizaje, claramente en diferentes dimensiones e 
intensidad.

Actualmente en la escuela regular podemos encontrar un niño o niña con discapacidad intelectual, 
con baja visión, con déficit atencional, o autismo o trastorno del lenguaje, tal vez con problemas 
emocionales, fobias, embarazos adolescentes, víctimas de violencia intrafamiliar, dificultades de 
aprendizaje entre otros muchos trastornos, los que afectan el rendimiento escolar y la adaptación 
de muchos escolares.

¿Qué es importante considerar entonces? Tanto profesores, comunidad educativa y familia 
deben comprender que todos somos diferentes, la sala de clases promueve la diversidad y no se 
puede pretender que todos aprendan lo mismo, en el mismo momento y de la misma manera, hay 
que valorar las diversas estrategias y formas de trabajo.

Existen varios apoyos que se deben brindar a todos quienes presenten una NEE ya sea por un 
tiempo o de manera permanente, por ejemplo, el profesor debiera hacer adecuaciones al currículo, 
esto significa que puede adaptar las metodologías que usa para hacer clases, o que puede variar la 
forma de evaluación, tal vez el camino sea modificar algunos contenidos, lo fundamental es que se 
respete la diversidad y se trabaje en relación a lo que necesita el estudiante y no a las 
expectativas del profesor o a los contenidos obligatorios.

Otro apoyo a quienes presentan NEE es contar con otros profesionales, por ejemplo 
fonoaudiólogo/a, psicólogo/a, profesor/a diferencial, terapeuta ocupacional entre otros, 
quienes entregan claras orientaciones de cuáles pueden ser los requerimientos de quienes 
presentan NEE.

Además de los apoyos humanos de diferentes profesionales, existen otros elementos que pueden 
facilitar el proceso educativo como los recursos tecnológicos, materiales y soportes como por 
ejemplo un puntero láser para quien tenga trastorno motor.

Los niños/as o jóvenes que presentan NEE muchas veces no lo pasan bien en el colegio, pues a 
pesar de que quieren aprender como el resto de sus pares, no logran hacerlo, se frustran, son 
objeto de burlas y se pueden sentir fracasados, esto claramente repercute en la autoestima y 
autoconcepto. En muchas ocasiones los profesores no los incorporan en las clases y “les dan 
tareas muy fáciles” creyendo erróneamente que eso es integrarlos a la educación, esto no es así, 
integrar es dar oportunidades para alcanzar los aprendizajes y desarrollo más normalizado posible, 
las personas con NEE no deben ser objeto de lástima, eso NO es integrar, como profesores debemos
 tener altas expectativas en que todo ser humano es capaz de aprender, si yo, como profesor, responsablemente conozco a quien tengo enfrente.

Otro aspecto fundamental es la familia y el apoyo que puedan entregar a los profesores en pro de 
beneficiar a sus hijos, esto solo se puede lograr  con un trabajo común, incorporando a padres y/o 
apoderados al trabajo escolar, dando orientaciones de cómo trabajar en la casa, por ejemplo, si 
tenemos un hijo con déficit atencional debemos tener una estructura clara, con una rutina de 
estudio breve y precisa, si nuestro hijo/a tiene discapacidad intelectual las metodologías de trabajo 
deben ir apoyadas de elementos significativos, o si el niño/a tiene baja audición deberemos tal vez 
aprender un lenguaje alternativo, con esto quiero señalar que la integración de cualquier persona 
con NEE, sea la que sea, es responsabilidad de todos, de la sociedad, de la escuela y de la familia. 
Para entregar educación de calidad, todos somos protagonistas.

Las  principales acciones para la integración se relacionan con modificar los Proyectos 
Educativos, capacitar a todos los docentes, sensibilizar a la comunidad completa, 
incorporar a padres y apoderados, flexibilizar el curriculum, implementar sistemas de 
apoyo, valorar el proceso educativo por sobre el producto clasificatorio, incrementar 
recursos materiales y humanos que puedan asumir de manera adecuada y responsable
dando respuesta a las necesidades que presenta la nueva población escolar que implica cada vez 
más, reconocer las diferencias que existen entre los seres que conformamos esta sociedad. 



Fuente:
http://www.educarchile.cl/

1 comentario:

  1. Todo lo que dicen aquí es maravilloso, pero si las personas que conforman el grupo interdisciplinario de ayuda no aportan lo necesario para que el niño o niña con necesidades educativas especiales prospere, no hay nada.

    Si los profesionales de la salud solo descargan la responsabilidad en el docente titular del grupo, estamos perdidos. Una sola golondrina no hace invierno.

    ResponderEliminar

Entradas populares

Material Disponible